El reciente “Mapa Nutricional 2018” elaborado por la Junaeb evidenció un problema de salud pública, donde niños y niñas de pre kínder, kínder y primero básico presentaron un aumento en los índices de sobrepeso y obesidad en comparación al 2017. Además, arrojó que el 27,7/% los alumnos de quinto básico están en esta condición de salud.

Al respecto, la especialista en Nutrición y Diabetes Infantil del hospital, Dra. Carolina Wong, explicó que “hay evidencia que la obesidad por cualquiera de los factores causales conduce al aumento del tejido graso del cuerpo, esto produce resistencia insulínica y eso, a la larga, va a desencadenar un estado de alteraciones de la glicemia, entre otros problemas de salud”.

La médica manifestó que cada vez la obesidad está presente en edades más tempranas y es fundamental detectarla de forma precoz para intervenir oportunamente. “La idea es que no tengamos pre escolares obesos, para no tener escolares y luego jóvenes obesos”, afirmó.

La percepción o concepto de sobrepeso de la población está “totalmente subvalorada”, según explicó la diabetóloga. “En términos generales, los padres o tutores identifican la obesidad cuando ésta es muy severa y eso es un punto en contra”. Por ello, la especialista les recomendó que los menores asistan a su control sano en su consultorio y además observen el diámetro de la cintura del niño “la grasa abdominal es muy perjudicial para la salud, ésta puede conducir a estados pre diabéticos, hipertensión y diabetes. Aquellos niños y niñas que tienen talla 4 y deben usar talla 6 o 8 debido al tamaño de la cintura, ya es una situación donde los padres deberían colocar su atención”, finaliza la especialista.

— Visitas totales: 709,679 — Últimas 24 horas: 712