La recuperación de la funcionalidad física y de la salud mental son algunos de los beneficios que tendrán las personas mayores a partir de los 75 años que decidan salir de sus casas para caminar al aire libre, tras el anuncio que hiciera el Ministerio de Salud en el marco de la pandemia, afirma la jefa de la Unidad Geriátrica de Agudos y Cuidados de fin de Vida del hospital, Dra. Tamara Carrasco.

La especialista explica que la cuarentena obligatoria –que rige desde el 15 de mayo- puede haber causado atrofia muscular en este grupo etario debido a la falta de movilidad en sus hogares y con, esta medida, se puede mejorar esta condición.  A ello, agrega, la adecuada exposición al sol durante 20 minutos –con bloqueador en las zonas expuestas- se obtendrá vitamina D “la cual es importante para los huesos, para los músculos y para el sistema nervioso”, profundiza la doctora.

Según datos del Plan Nacional de Demencia del Ministerio de Salud (2017), en el país hay 200 mil personas mayores con algún tipo de demencia y, con el confinamiento prolongado, la salud mental ha sido afectada “los cuadros depresivos han aumentado y más en los pacientes que tienen trastornos cognitivos mayores, como la demencia, las alteraciones conductuales, donde rutinariamente salen a deambular y lo podrán realizar con el permiso para salir”, manifiesta la especialista.

La geriatra realiza un llamado a la familia y la red de apoyo de los mayores de 75 años, para que los acompañen en este proceso. Es importante hacer una rutina de viaje, “esto no solo es algo físico, sino que trae beneficios mentales, disminuye mucho la angustia producida por no salir del hogar, entonces, traten de hacerlo con cuidado”.

Para la primera salida, se debe estar atento en la prevención de posibles caídas, porque son movimientos y desplazamientos que “no estaban realizando habitualmente, para retornar poco a poco a la vida habitual”.

Consejos para la primera salida

  • Lavado de manos antes y después de salir.
  • Uso de mascarilla.
  • En lo posible, ir acompañado por un familiar o vecino.
  • Portar la cédula de identidad.
  • No tener contacto físico con el acompañante, mantener una distancia de, mínimo un metro o más.
  • La caminata debe ser pausada, realizada con pasos largos, no cortos.
  • Salir abrigados y con un zapato adecuado.
  • Evitar acudir a lugares encerrados y con aglomeración de personas.
  • No visitar a otras personas.
  • Realizar una caminata según la capacidad de cada persona mayor.
  • La primera salida no debe ser más de 20 minutos y según su rendimiento, al siguiente día aumentar a 30 minutos, de forma gradual.
— Visitas totales: 1,288,722 — Últimas 24 horas: 1,124