Actualmente la diabetes afecta a 425 millones de adultos a nivel mundial, es decir uno de cada 11 presenta esta patología, según  la Federación Internacional de Diabetes (FDI).

El organismo internacional precisa que esta enfermedad es considerada como uno de los problemas de salud más desafiantes del siglo XXI, una epidemia “silenciosa”, se estima que un 50% de las personas que la padecen están sin diagnosticar.

Este año el lema del Día Mundial de la Diabetes es “Protege  a tu familia”, cuyo objetivo es que las personas conozcan  los factores de riesgo y los signos o síntomas de la enfermedad, así como buscar atención oportuna si hay sospecha de diabetes.

La Dra. Gloria Briones, jefa del Servicio de Diabetes del Hospital San Juan de Dios, señala que uno de los primeros signos de alerta ante esta enfermedad es la poliuria o las ganas de orinar frecuentemente. “En el caso de los niños, empiezan a hacerse pipí en la noche de nuevo. Frente a eso hay que consultar al pediatra de inmediato, porque puede ser una enuresis provocada por una hiperglucemia”.

La profesional precisa que esta frecuencia en la micción se debe a una polidipsia, que es un aumento anormal de la sed, debido a los altos niveles de azúcar en la sangre. “Esto implica que los riñones deben trabajar más para eliminar el azúcar, por lo que producen más orina. Es por eso que estos pacientes terminan deshidratados, porque toman mucha agua, pero no alcanzan a compensar con todo el pipí que hacen”.

Agrega que en el caso de los niños más pequeños, se ponen aletargados y decaídos producto de la deshidratación y las mamás deben cambiarle los pañales más frecuentemente, donde podríamos estar frente a un caso de diabetes tipo 1.

Cómo enfrentar y prevenir esta enfermedad

 La FDI estima que para el año 2030 la diabetes afectará a cerca de 522 millones personas, lo que hace imperioso lograr concientizar a la población acerca de este problema. “Es importante entregar más información y educación acerca de los síntomas de una diabetes, porque el incremento será demasiado grande”, indica la Dra. Briones.

La jefa de Diabetes del HSJD sostiene que la familia debe ser un apoyo tanto para prevenir la enfermedad, como para quienes la padecen. “Deben funcionar como un todo. La familia que se cuida unida permanece unida. Es importante comenzar por  cambiar sus hábitos, tener una alimentación más saludable y hacer ejercicio. Finalmente estas actividades, además de ayudar a tener una mejor salud, unen más a la familia”, puntualiza.

— Visitas totales: 1,023,151 — Últimas 24 horas: 1,341