Bienvenido to HSJD   Click to listen highlighted text! Bienvenido to HSJD
Bienvenido HSJD   Click to listen highlighted text! Bienvenido HSJD

Mantener las capacidades funcionales como caminar, pensar, ver, oír y recordar, hasta los últimos días de la vida, es parte importante del envejecimiento saludable, que si bien tiene tareas individuales en el cuidado físico y alimenticio, también requiere de una inclusión social, que es un trabajo de todos.

Según cifras de la OPS, para el año 2030 una de cada seis personas en América del Norte y Sur, tendrá sobre 60 años. Una cifra que para el 2100 proyecta al 36% de esta población superando ese rango de edad. El tema es que no todos llegarán a una edad avanzada con la misma calidad de vida, debido a que, sobre los 80 años, la población que vive con una discapacidad ha aumentado en un 77% durante los últimos 15 años.

Según la kinesióloga de la Unidad de Geriatría de Agudos y Cuidado del Fin de Vida del HSJD, Nataly Alfonso Chuquin, lo que se busca con el envejecimiento saludable es que las personas no tengan grandes patologías, ni tampoco usen un gran número de medicamentos de apoyo, considerando que el cuerpo sufre otras pérdidas producto de la edad, como es la de masa muscular.

“El envejecimiento saludable es aquel que se trabaja durante toda la vida, para que la persona llegue y esté con una adecuada salud, y pueda hacer sus actividades de la vida diaria, pueda convivir con su familia adecuadamente”.

Sostiene que si bien muchos no toman conciencia de obtener un envejecimiento saludable, aún es tiempo de combatirlo con deporte, una dieta sana y mucha participación, ya desde los 30 años.

“Entonces desde los 30, desde cuando somos jóvenes, tenemos que empezar a hacer actividades que ayuden a que esta pérdida no sea tan grande. Entonces, mantenernos activos, y no solamente a nivel físico, sino también a nivel mental, llegar a hacer actividades con la familia, en grupos sociales, hace que este envejecimiento sea más saludable y que lleguemos a mayor edad”.

Las enfermedades crónicas como la hipertensión, la obesidad y la diabetes, son algunos de los grandes enemigos del envejecimiento saludable, a todas ellas se sumó la pandemia del COVID-19, que obligó al adulto mayor a sufrir un confinamiento que lo alejó de los grupos de actividad física comunales, algo que Nataly Alfonso considera complejo.

“Ahora con el tema de la pandemia, se notó mucho la falencia que tuvieron ellos, que asistían dos a tres veces por semana a estos grupos, que a ellos les favorecía tanto social como físicamente, que era ir caminar, hacer actividades con otras personas adultas mayores también. Entonces el hecho de haber estado, por así decirlo encerrado, sin poder salir a estos centros de apoyo, tuvo un efecto importante en su salud”.

Según la especialista, hay una tarea muy importante de inclusión de los adultos mayores que incluyen políticas públicas de empleabilidad, centros de actividades, y un entorno social donde ellos se sienten comprendidos y útiles, los cuales deben seguir predominando en el tiempo, para lograr un envejecimiento saludable.

— Visitas totales: 2,149,258 — Últimas 24 horas: 0
Redimensionar imagen
Contraste
Click to listen highlighted text!