La experiencia del servicio de Ginecología y Obstetricia en el manejo de la técnica vacuum o también llamado parto con ventosa – uso de un instrumento para apoyar la extracción fetal al momento de un parto complicado- ha capturado la atención de clínicas y hospitales de Región Metropolitana, cuyo “interés es conocer y profundizar acerca de los avances que hemos tenido, porque esta forma de abordar los partos complejos disminuyó la cantidad de cesáreas”, explicó la jefa del servicio, Dra. Marcia López.

La Clínica Alemana y el Hospital Barros Luco Trudeau, son algunos de ellas, quienes  han invitado a nuestro  establecimiento para que narre el proceso de gestión realizado para la implementación de la técnica. “Se efectuó una capacitación  para todo el equipo el 2019-del HSJD-, en el marco de una jornada de Prevención de los Eventos Adversos Obstétricos donde las matronas nos invitaron a participar y allí se abordó la importancia de cuidar el periné de las mujeres que tienen parto en el hospital y el vacuum es parte de esa estrategia”, aclaró la especialista.

La Dra. López explica como partieron  para insertar la nueva técnica, donde “lo primero fue ordenar los procesos y estandarizarlos a través de protocolos y luego se capacitaron a los médicos involucrados en el proceso de parto. Tras ello comenzamos a aplicar el vacuum”.

En la fase final del parto, cuando el feto está ubicado en el canal del parto y éste no puede salir, una de las alternativas que se utiliza para el nacimiento es la cesárea. En el hospital, durante el 2018 el 37% de los partos correspondieron a cesáreas y durante este año la cifra disminuyó a un 35%,  gracias a la implementación de la nueva técnica.

“El vacuum es distinto al fórceps. Éste es un sistema que ocupa el vacío en la cabeza del recién nacido para poder ejercer la flexión en ella y su rotación, con ello, la extracción del bebé del canal de parto”, explicó la especialista.

 

— Visitas totales: 957,399 — Últimas 24 horas: 1,341