El jefe del Servicio de Urgencia, Dr. Michel Rey, explica que las cánulas nasales “permiten entregar oxígeno en un flujo mucho mayor a lo normal, favoreciendo la capacidad respiratoria de las personas”.

El especialista afirma que la oxigenación de los pacientes mejora y “en muchos casos, si se combina con la técnica Prono -que es colocar boca abajo al paciente- puede ayudar a que áreas afectadas por la falta de oxígeno, puedan recibirlo”. A su juicio, ambas técnicas son acciones intermedias que “funcionan como contención, según la experiencia donde se ha aplicado, disminuyendo la cantidad de personas con ventilación mecánica”.

“Esto no quiere decir que vamos a quitar la ventilación mecánica y que vamos a sustituirla por las Cánulas de Alto Flujo”, agrega.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 14% de las personas afectadas por Covid-19 presentarán una condición grave o aguda y requerirán hospitalización para recibir apoyo respiratorio. En este sentido, el jefe del Servicio de Urgencia manifiesta que “el paciente al esforzarse por respirar, puede dañar el pulmón. Respirar es un esfuerzo físico y mientras la persona no pueda lograr la oxigenación necesaria ocupará todos sus recursos para hacerlo y se puede hacer daño”.

“Lo que hace que la oxigenación de alto flujo sea beneficiosa para los pacientes, es que disminuye el esfuerzo ventilatorio de las personas, que forma parte de la progresión de esta enfermedad”, finaliza Dr. Rey.

— Visitas totales: 1,261,409 — Últimas 24 horas: 857