Una destacada participación, representada por el Comité de Salud Mental, tuvo nuestro hospital en la charla “Duelo al interior de los equipos de salud”. La actividad se enmarca en el ciclo de Teleconferencia de Cuidados del Personal de salud en contexto de COVID-19 organizada por la Mesa Técnica de Salud Mental en la Gestión del Riesgo de Desastres MINSAL en colaboración con Hospital Digital.

En la oportunidad, también estuvo presente la docente de la escuela de Enfermería de la Universidad Católica, Paula Vega.

Este escenario de diálogo virtual fue inaugurado por la Directora del Hospital San Juan de Dios, Midori Sawada, quien dijo “desde el primer momento de la pandemia se consideró la perspectiva de la salud mental, tanto de los trabajadores y funcionarios del hospital como de la población en general. Nos avocamos a desarrollar líneas de trabajo en torno a las necesidades de los funcionarios”.

Si bien la exposición central estuvo a cargo de la Psicóloga y Jefa de Calidad, Mariela Gallardo, en su rol de Coordinadora del Comité, ella estuvo acompañada por Mariela Bustamante, psicóloga clínica de la Unidad de Neuropsiquiatría Infantil e Iris von Hörsten, jefe de la Unidad de Medicina Integrativa.

En la oportunidad, identificaron los diferentes momentos de intervención desde los inicios de la emergencia hasta la fecha. Se abordaron detección necesidades en las unidades críticas; apoyo psicológico individual a funcionarios activos en jornada laboral; primeros auxilios psicológicos; y Medicina Integrativa-Respiración Consciente; apoyo psicológico grupal a equipos; liderazgo efectivo a las jefaturas; capacitaciones, gestión del estrés y autocuidado; atención individual por demanda espontánea; derivaciones clínicas; cápsulas audiovisuales; intervenciones en terreno; acompañamiento, entre otros.

En relación al proceso de fin de vida y duelo, el HSJD en su primera fase elaboró el protocolo de fin de vida y duelo; trabajó la comunicación efectiva entre sistema paciente-equipo-familia; preparó a los equipos de salud y figuras cercanas (familiares y compañeros de turno) y facilitó el proceso de despedida inicial. Posteriormente, para enfrentar la muerte, se trabaja la notificación asertiva de noticias complejas; facilitación del proceso de despedida final; contención y acompañamiento; apoyo a través de las trabajadoras sociales y coordinaciones con unidades claves para ritos de duelo. Posterior al fallecimiento se envían condolencias; se mantiene la contención y acompañamiento a familias y equipos de trabajos y se realiza una gestión de continuidad de cuidados en salud mental.

 

— Visitas totales: 1,288,775 — Últimas 24 horas: 1,121